La uno uno

Olía a literatura

cuando toqué puerta y olí,

resultó olor agradable,

sin entrar, pero en un abrir.


Hoy no he entrado en la uno uno,

recuerdos vuelan por allí,

parecían verdaderos,

tanto que los fui a seguir.


Un olor desagradable

ciertamente, a humanidad,

que evocaba a cuando antes

me sentaba ahí a estudiar.


Resulta que ahora no estudio,

me dedico a la poesía,

cuando estudio es en los ratos

que me da libres el día.


Me concede la uno uno

rato libre de amargura,

lo que dura abrir la puerta

y cerrarla con penuria.


Los amigos de mi vida

un año estuvieron allá,

todo sobre quien escriba

algún día la ha de pisar.


La recuerdo con tristeza

por errores del pasado

y también con alegría,

por mi futuro cambiarlo.


Puede tristeza a alegría

por todo sueño que perdí,

que en este mejor futuro

me hizo verlo como gris.


Jamás volveré a pisarla,

ni me pasaré por ahí,

sabe Dios que quise abrirla

a la uno, punto, uno, bis.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.