JDSOYYO


Web de José Daniel Martínez-Navarro Morales-González de los Palacios Blancos, músico y poeta. – Amor, tu a mi sí, pero yo a ti no.

¿Quiénes somos?

Quiénes somos cuando no nos tenemos
a nosotros mismos frente al espejo,
actuamos mal y por mero reflejo,
a desastre dando gracias caemos.

Quiénes somos si no reconocemos
virtudes y bondades con lo añejo
y siempre rechazamos buen consejo
de los males que fuimos o seremos.

Somos personas viviendo la vida,
sin motivos aparentes de danza,
al abismo ofreciendo nuestra ida,

sin descanso cayendo sin salida,
más aún queda atisbo de esperanza:
vivir cuando concluya la caída.


No soy quién para dar consejos que no sigo

No soy quién para dar consejos que no sigo,
mas te aconsejo vivir vida con mesura,
ser uno más de los destacables entre el montón,
afrontar a la muerte serena de cara,
romper el verso cuando parezca exacto.


Grandes esfuerzos del alma

Los grandes esfuerzos para qué están
si conseguido logro desdeñamos
el conseguido logro que logramos,
conforme logrado logro se van.

Los esfuerzos del alma, ¿servirán?
Si una vez que el logro se ha ido vamos
detrás de su ser y los pies besamos
hasta ver como logros morirán.

Deshazte de amor que hiere hasta el hueso,
deshazme heridas que son tan humanas,
deshazte cuerpo, deshazte del beso

para comprender verdadero peso
de alma, no es cuerpo, ni heridas insanas,
de amor, no es sino casual de un suceso.


Niego tu arte

Tienes las palabras, no tienes la razón,
tienes unos versos que dices sin corazón,
todos tus poemas son discursos de opinión
demoliste la poesía desvirtuando su intención.

Tienes intelecto y tienes convicción,
mas defraudas el talento, perteneces al montón,
como no existe argumento usas fuerza de emoción
mientras buscas que las masas aplaudan tu posición.

Niego los artes
de erudición,
que rechazasteis
la buena vocación.

Niego tus artes
es mi sermón,
por vuestra parte
dais pura decepción.

Niego los artes
de humillación
niego los artes
de ego-aclamación.

Promueves el poema en forma de oración,
anhelas más la fama que unos versos con pasión,
el día que ascendiendo te encuentres escalón
no sabrás subirlo lento ni con leve precaución.

Todo lo que tienes es una profesión
el poeta verdadero lo es por pura vocación,
sin alardes de una estrofa, sin alguna vacación

mi motivo es un rayón que se sale del patrón.

Niego los artes
de erudición,
que rechazásteis
la buena vocación.

Niego tus artes
es mi sermón,
por vuestra parte
dais pura decepción.

Niego los artes
de humillación
niego los artes

de ego-aclamación.