Nada me es necesario si te tengo

Nada me es necesario
si te tengo,

pues me es difícil tener
y prefiero
todo lo que aquí tengo
entregarlo
a condenarme a fuego
abrasado.

No necesito andares
a pedazos,
desviaciones de senda
floral viva,
que me lleven a fuerza
por lo caro.

Por ello déjenme no ser mundano,
acercarme al buen camino.

¡Oh!, en el vacío inmenso
¡oh!, cómo llenas mi vida,
si esto alguien comprendiera…
¡quién pudiera entenderlo!

Deja un comentario