No cambiaré mi vida por dinero

No cambiaré mi vida por dinero,
no sufriré los daños del esmero,
jamás me esforzaré por desapego
que es causante de daño tan lobriego.


Cambiaré mi vida por lo que quiero,
por aquello que no interponga pero,
mas que me cause tal brutal apego
como para hacer de trabajo juego.