Tan escondidas

Mentalízate
antes de hablar,
cada palabra
la puedes cambiar.

Apréndete
tu discurso interior,
lo que sientes dentro
manifiéstalo.

Hay tantas cosas en esta vida
que las negamos, las damos perdidas,
las ocultamos, siempre escondidas,
aunque callemos hay que decirlas.

Si niego callarme, niego decirlas,
no siempre se habla de cosas malditas,
es más importante ser optimista
que conformarse con puntos de vista.

Deja un comentario