Silenciados

Es el silencio que clama,

sin trascender lo corpóreo,

sin un patrón, aleatorio,

las voluntades del alma.


Es el silencio el que dala,

llevando el viento vaporeo,

en lo real o lo ilusorio,

unas húmedas palabras.


 

Deja un comentario