Si no necesitas un príncipe es porque no eres una princesa

Harto de gente que llama renovarse

a cambiar de pareja,

de las que se cortan el pelo

justo cuando te dejan,

de las luchadoras que jamás lucharon

y que encima se quejan.


Si tú no necesitas un príncipe

es porque no eres una princesa.


Los hombres que hemos luchado

por voluntad de una de ellas

siempre por elección mutua

y no por conquista a tientas


sabemos que cada hombre

necesita a su princesa,

sí, la vida nos hizo así.

¡No es algo que se eligiera!


La mujer que no lo elige,

que le toca ser plebeya,

es por siempre desgraciada,

y por ello no alardea.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.