Se perdió una parte de la conversación

—Hola, ¿cómo te ha ido el día?

—                                .

—El mío también silencioso.

—                                .

—¿Ves? Nos tratarmos bien.

—                                .

—Claro, nos mostramos amor.

—                                .

—Eso mismo digo,

gracias por escucharme.

                              .

—Podría no hacer literatura,

podría comerme mis palabras.

—                                .

—Sí, podría comerme una sopa.

—                                .

Claro, me apetece una sopa.

—                                .

—Una sopa de letras.

—                                .

—Ni se te ocurra, ni te molestes,

hoy preparo yo la comida.

—                                .

—Sí, te lo he dicho mil veces,

que eres muy guapa,

que eres hermosa.

—                                .

—No me lo preguntes más veces,

que estás genial,

genialmente bella.

                              .

—Creo que es mi libro favorito,

pero no es mi cumpleaños.

                               .

—Y yo mil veces a ti,

también te he comprado

un libro.

Ella lo abre,

cambia su rostro,

y contesta.

                                                                        —exclamó al ver el anillo.

Ella, desde entonces

jamás dejó de sonreír.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.