A dónde irá ambición

El que ama nada teme,
el que odia se desangra.

El que ama lo disfruta.
Se pregunta aquel que es vano:

«A dónde irá ambición
de cuando fuimos los jóvenes
y no importaban errores…

A dónde irá nuestro amor
que prometimos por siempre
y allí desaparecía».

Le contestan al diablo:

«Irá justo al lugar
al que quieras que se vaya,
volverá, nunca se fue,

y no enciendas la caricia
que propicie las maldades
cuando tienes a quien amas».

Y no enciendas la caricia
que propicie atrocidades
cuando amas, insensato.

Aquello que nunca he visto

Qué difícil el dilema
de seguir paso escondido
de las causas de la pena,
de las causas de suplicio.

Parece que comprendiera
aquello que nunca he visto
y esquivara aquella senda
que en maldad me sobrevino.

Si el mal se produce espera,
puede cambiar mi camino,
aunque en bondad se arrepienta
marcará un andar distinto.