Mira que añoro cosas

Mira que añoro cosas

que ahora lejos no tengo,

pero hay una que me pesa

cada día de hace tiempo:

Nunca fue sustituible

y ahora veo que lo pierdo:

es el abrazo de padre

y es el abrazo materno.

Y se pierden día a día

los que ocultan sentimientos,

quienes en tonta inconsciencia

lo desdeñan con desprecio,

pues no saben cuando acaba

este mundo y lo que es cierto

es que de uno a otro segundo

se pasa de vivo a muerto.

Por esto deja que abrace

a mis padres con aprecio

y que muestre algo de amor

a quienes por mí todo hicieron,

y más fuerte todavía,

es que tanto los querría

por enlace de la vida

aunque nada hubieran hecho.

La magia de las cosas

Sí, me gusta la magia de las cosas,
cuando surgen así como si nada
sin buscarlas de maneras forzosas,
cuando sin esperarlo todo cuadra.

Por eso no recites verso exacto,
y de lo que surja vive el momento
qué será coincidencia, y no pacto
si se desarrolla el presentimiento.