Creía que eras

Creía que eras personalmente
de aquellas personas que te encontrabas
solo una vez en la vida y pasabas
por una larga temporada ausente,

mas en instante encontré de repente
una magia de la que no esperabas
encontrarte en cómo me mirabas
y yo te respondía consecuente.

A dónde irá ambición

El que ama nada teme,
el que odia se desangra.

El que ama lo disfruta.
Se pregunta aquel que es vano:

«A dónde irá ambición
de cuando fuimos los jóvenes
y no importaban errores…

A dónde irá nuestro amor
que prometimos por siempre
y allí desaparecía».

Le contestan al diablo:

«Irá justo al lugar
al que quieras que se vaya,
volverá, nunca se fue,

y no enciendas la caricia
que propicie las maldades
cuando tienes a quien amas».

Y no enciendas la caricia
que propicie atrocidades
cuando amas, insensato.