Oficios irremediables

Temporalmente quitan libertad
aquellos oficios irremediables
que obligan, no dan lugar a elección.

¡Cómo satisface nuestra condena!,
no existe lamentación ni quejido
ante oficio malamente elegido.

Sin elección los elegiríamos,
somos esclavos de elecciones malas,
tan torpes y satisfechos… sin alas.

Y nunca nos quejamos, nunca, nunca,
el castigo de Adán supuso esfuerzo:
vida de trabajo sin recompensa.

¿Es esto lo que queremos por siempre?
En el fondo, todos… lo rechazamos,
pero de ser sumisos no dejamos.

Deja un comentario