TODAS LAS WEBS
INDIE-ROCK. CONTRA LA MAINSTREAM
BIOGRAFÍA DISCOS LIBROS
GIRA JDSOYYO JD ROCK AND ROLL

TEORÍAS LITERARIAS

Teorías literarias

 

Los sueños son literatura (2019)

 

Nunca nadie tuvo estas gafas. ¡El que se creía ciego se ha puesto unas gafas y ahora ve! Nadie vio qué era el sueño, ahora os entrego mis gafas, ya no las necesito, ya he visto, y ahora sé que el sueño es literatura.

El género sueño se da cuando uno duerme, no es un género escrito (los diarios de sueños no podrían pertenecer a este género). Es el único género que no necesita voluntad creadora (cuando uno sueña puede tener esa voluntad creadora y en ocasiones puede cumplirse que modifique el sueño, mas no es lo usual). Siempre es ficticio, pues los sueños son, claramente, una simulación de una realidad, incluso cuando son abstractos.

El autor de los sueños es el propio soñador. El soñador no genera el mismo tipo contenido imaginando despierto que soñando. El género sueño es efímero, pues se borra con el olvido y solamente lo puede interpretar el soñador.

Castilla del Pino establece una clasificación de ámbitos en íntimo, privado y público (según la observabilidad del asunto tratado); los sueños pertenecen al ámbito subconsciente, el cual está por debajo del ámbito íntimo, pues a veces no es eficazmente compartida la información ni con el propio creador (en los demás géneros sí se comparte información de manera eficaz, aunque sea con el propio creador del contenido), en este caso involuntario, de la obra literaria debido a que hay sueños no memorables.

Los distintos signos literarios que aparecen en los sueños han sido estudiados por los psiquiatras, mas estos no establecieron una relación entre la literatura y los sueños.

Las pesadillas se caracterizan por contener elementos (o elemento) perturbadores para el soñador, normalmente, de doble sentido. Tales elementos son signos que el soñador podría interpretar en un principio, pero que pueden carecer de sentido y le hacen despertar en mitad de la noche. También se caracterizan por una excesiva inmersión literaria que promueve que el soñador tome como real el sueño por momentos, incluso por días (incluso cuando llega la noche siguiente -y esta pesadilla ni siquiera se repite- podría tomarse como una posible realidad futura y generar un miedo hacia que se cumpla).

Hay sueños que son tan vívidos que el soñador los toma como reales tras haberlos soñado, esto sucede por la excesiva inmersión (involuntaria) en la obra literaria y, posiblemente, por la interrupción del sueño (despertar en plena mitad del sueño lo hace más memorable).

 

PRÓXIMAMENTE SU PUBLICACIÓN

Web oficial de José Daniel Martínez, el músico de rock y poeta.