El hablador, el callado y el normal

Compostura dices que guarde,
que es mejor disimular,
mas mira al frente, cobarde,
que tú la debes guardar.

El que no se queja es santo,
el que se queja quejoso,
mas a mí me tienen harto
¿me quejo? ¿me quedo calloso?

Si te expresas eres fiero,
si te callas, impasible,
si hablas sin miedo, castigo,
si hablas normal, honrable,

mas normal es ser pasivo,
no opinar de error de nadie
ni de tratos despectivos
ni de tratos favorables.

El normal a nadie teme,
bien se esconde en sus palabras
tan nítidas que no breves,
que todo lo dice y nada,

engatusa con sus tretas,
con su indetectable engaño,
las palabras tergiversa
por su objetivo lograrlo.

El normal a nadie ama,
el normal a nadie quiere,
a la cara usa su habla
y a tu gaznate sus dientes.

Por eso siempre prefiero
al hablador o al callado
antes que al menos sincero;
dice lo que no hace en actos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.