Abriendo el telón

Ya se apagaron las luces,

empezó a sonar la función,

se quedó a medio abrir el telón.

Se oyeron al fondo voces,

calmando la situación,

los actores retenidos

esperaban al do mayor

y hacer un canto a la alegría,

la alegría del amor.

Mi amor no estaba a mi vera,

mi amor estaba perdido,

mi pensar entretenido

la imaginaba justo a su lado,

al lado del imaginar dormido,

dormido y con sueño cumplido,

el sueño de acercar sus labios

y oír su voz en mi oído.

Una vez más en único sonido,

sus labios susurrantes se acercaron

y mi oído complacido al oír tal voz

quedó calmadamente complacido,

la voz del mar suave con un poco de brisa,

mar que el sol amarea sin prisa,

yo soy un sol y tú eres marea.

Del suelo me desperté sorprendido

con el único sonido de la brisa.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.